lunes, 11 de mayo de 2009

Entre cochinillo y cordero, románico

Esta entrada tiene un sentido exactamente inverso a la entrada anterior: si en aquella hablábamos de los personajes nocivos que uno puede encontrar por el ancho mundo de Internet, hoy lo haremos de las muchísimas buenas personas que también puede uno encontrar allí, y lo haré poniendo como ejemplo a los últimos que he tenido el placer de conocer, un grupo de amigos del Arte Románico, con mayúsculas. Y, en honor a la verdad, también de Amigos, con mayúsculas. Empezaré por ellos una serie nueva hablando de todas esas buenas personas, de sus proyectos y aficiones, que son también las mías.

Quien haya seguido este blog habrá podido ver cómo poco a poco, a medida que iban apareciendo algunas pequeñas descripciones de monumentos del románico aragonés y navarro, las zonas en las que más me muevo, se iban viendo comentarios de personas que procedían de ese ámbito de estudio, y a las que yo no conocía salvo por leer sus escritos en sus blogs y por tenerlos enlazados en el mío. Y un día, me llegó una invitación a participar en un foro común, en el que, como siempre, aporto muchísimo menos de lo que me gustaría y de lo que merecen sus miembros, pero es lo malo de estar colaborando en tantos sitios...

Me encontré allí con un grupo de personas que muy distendidamente charlaban entre sí de iglesias románicas de todas partes, de relieves, de pinturas, y que discutían apasionadamente sobre si cierta imagen románica simbolizaba o no lo que alguien decía que simbolizaba, o que intercambiaban mil discusiones sobre mil temas diferentes, siempre en clave festiva, pero siempre, siempre, notándose el aprecio que se tenían entre sí y el interés común que les unía.

Un día se habló de quedar para un encuentro en Segovia el puente del 1 de mayo, para conocer el magnífico románico segoviano, aunque también se hablaba de comer cochinillo y ternasco, así como de otras exquisiteces culinarias y enológicas. Quienes me conocen saben que me apunto a un bombardeo, así que pensé que porqué no iba a viajar hasta allí. Total, si luego resultaba que no eran lo que parecía siempre podía dar media vuelta, o no volver a quedar otra vez.

Pero mira por dónde, la verdad es que la realidad superó, y mucho, cualquier expectativa que uno pudiera haber pensado. Si ya sólo por el hecho de ver las iglesias que he visto valía la pena el viaje, la cualidad humana de las personas que allí me he encontrado, que además no se conocían todas personalmente entre sí, ha supuesto un gran valor añadido al viaje. Entre bromas y chanzas propias de personas de buen vivir, hicimos visitas guiadas por algunos amigos de uno de los participantes, y uno sólo puede aquí felicitar públicamente no sólo a estos guías, sino también a la persona que tiene la honra de tenerlos por amigos. Pocas personas pueden presumir de haber visitado monumentos fuera del horario de atención al público y recibiendo las atentas explicaciones de guías apasionados por su trabajo, y aún son menos las que pueden conseguirlo sólo con una llamada por teléfono diciendo "vamos para allá".

Por supuesto que hubo tiempo para comer cochinillo y cordero, para trasegar vinos de Andalucía (regalo de uno de los participantes, que no contento con eso además nos invitó a comer a todos en uno de los mejores restaurantes de la ciudad), y sobre todo, para hablar. Para conocer lo que a cada cuál le gustaba o le interesaba, para bromear, para explicar los propios gustos y aficiones, para pasear (aún me duraban las agujetas un par de días después), para reir y para disfrutar.

Lo dicho, esta entrada va por todos vosotros, con quienes he disfrutado un fin de semana que se ha hecho muy corto, a pesar de que para ello he tenido que recorrer casi 1.500 km entre la ida y la vuelta. Y va también dedicada a todas aquellas personas de buena voluntad que uno va encontrando en el camino. A todos y cada uno e vosotros, de todo corazón, mil gracias por ser como sois.

P.S.: Por diversas circunstancias, no he tenido aún tiempo de revisar las fotografías que tomé en el encuentro, y no he querido cometer la descortesía de utilizar una fotografía de otro de los amigos que allí fuimos, aunque me han enviado algunas preciosas. Pero no deseo que pase más tiempo sin recoger en el blog esta magnífica experiencia, lo que sería otra descortesía. Prometo colgar imágenes esta misma semana.

10 comentarios:

Alkaest dijo...

Amigo Manuel II, y permite esta chanza, porque ya sabes que hay otro Manuel I. Primero, por el orden en que os conozco, aunque no por la amistad y el aprecio en que ya os tengo a ambos, pues cada uno en vuestro estilo sois dignos de ello.
Me sumo a tu opinión, teniendo en cuenta el personal tan "rarito" que hay por el mundo, el encuentro de "Los 13 de la Fama" fue una agradable sorpresa.
Si me permites el atrevimiento, sugeriría que, aunque todos tenemos nuestras "chifladuras", la cosa funcionó porque nadie intentó sobresalir, ni ser el centro, ni dar lecciones de nada. Cada quien se mostró tal cual es, unos más retraidos, otros más abiertos, según su carácter, pero con respeto y comprensión por los demás.
Y algo principal, a mi modo de ver, cuando hubo que estar serios y formales -las mas de las veces- lo estuvimos, y cuando hubo que bromear, contar chistes y hacer burlas, pues se hizo.
Espero y deseo que este espíritu, de informal camaradería, no decaiga y permita que el grupo tenga pronto mas ocasiones de solazarse con buen románico, e incluso gótico, mudejar, o lo que salte, al par que disfrutamos de buena charla y buenos alimentos.

Salud y fraternidad.

Baruk dijo...

Pues eso Manuel, plagio y me hago propio lo que tan bien expuesto ha dicho Alkaest, y es que en este mundillo ya era hora de topar con gente normal y sana, que tampoco era pedir tanto, no?

Pues eso, a seguir y cumplir la máxima: no deixar de bufar (soplar) ... en sus dos versiones.

Ah! y aprende a colgar fotos en el foro, home! que seguro tienes una jartá pa enseñar.

Abracitos varios

Malvís dijo...

Pues yo, mirando las afotos no distingo a ver ningún personaje regio de la Lusitania. Lo único que me contaron es que el vulgo ( menos letrado) dió en desfacer el equívoco asignado a uno el nombre de Sr. Trujillo y al otro el de Tabaníto ( siempre ha habido clases y más cuando alguno no pierde ocasión para "picar" la entrepierna ni parar de rondar la locorera secularmente custodiada por Lino).

Y en cuanto a eso de que nadie intentó sobresalir, creo que el autor desconoce el ámbito interno de la hospedería, donde algunos, ¡ ya lo creo que saliero¡ y ¡ hasta en pijama¡. La duda que me asalta es la de no saber si fué por socorrer o por conquistar, pero de todas formas eso sí que fué una "apertura" en toda regla.

Saludos.

Manuel Trujillo Berges dijo...

Pues la verdad es que no era pedir mucho encontrar gente normal y sana, como dice Baruk, pero lo cierto es que uno encuentra cada cosa por ahí que para qué... En fin, que os voy a contar, que en el encuentro ya me comentasteis también vosotros...

Ya me las apañaré para las fotos, Baruk, a ver si mañana tarde me pongo a ello.

Para "el tabanito", incapaz de entender que un apellido extremeño no es un apellido lusitano (en saliendo de las Alpujarras se pierde al ver horizontes despejados), a ver si no confundimos la "licorera", (a la que eres tan aficionado como lo soy yo mismo) con la "locorera", que parece un neologismo de invención propia para definir a donde habría que meter a muchos...

Sobre el pijama, no tires de la lengua, Manuel. Que uno la tiene larga y afilada si conviene (la lengua también) y acabará por explicar en público tu larga sordera ante los golpes de las mujeres de madrugá en la puerta de tu habitación, seguidos de un inconfundible rascar de uñas cariñosas en la madera, y tu celeridad en conocer que uno fue a investigar si pasaba algo en pijama (y como diría alguno de los otros ilustres visitantes de este blog, a ver si se podía sacar cacho), alarmado por el rato que hacía que se oían golpes en la puerta de al lado. Y no vengas con la manida excusa del Cointreau amarillo, que eso fue al día siguiente, y del Cardhu habían pasado ya muchas horas. Y si quieres aún lo puedo explicar mejor, con detalles todavía más jugosos para jolgorio de visitantes fijos y ocasionales...

Syr dijo...

Creo que la referencia de Malvís no iba en referencia al apellido, sino al ordinal de los "manolos" portugueses que, a la postre acabarían enredados en la política matrimonial de los Reyes Católicos.

Pero,... ¡ cuenta, cuenta¡

Syr dijo...

Hola, Sr. Trujillo. Después de leer su entrada, ahora comprendo mejor porqué El Fende siempre comentó que, pese a tratarse de uno de los mesoneros mejor de Segovia, la comida le había parecido barata.

Esca dijo...

Desde Segovia unos saludos del Esca para todos, En la busqueda ,de despoblados sin memoria,de leyendas repetidas mil veces,de historias anonimas,capiteles romanicos unicos,caminos que no llegan a ninguna parte,un encuentro,el de ese dia con vosotoros,me siento orgulloso de pertenecer a un grupo como este,que no decaiga nuestra busqueda. Esca

LAQUEDUERMECONPEDRO dijo...

Estimados señores desairando, de ese modo, a las féminas que tuvieron a bien acompañarlos en tan divertido viaje, están siendo muy indiscretos.
Ponen en evidencia a señoras de las que seguramente no se pueden cuestionar sus buenas intenciones, enfrentándolas a gran compromiso.
Hablan alegremente de rascar cariñoso de uñas y de tocamientos a puertas...cuando tengo la certeza de que no hubo Puertas tocado...aunque sí muy mimado... Lo que pudo generar ciertas suspicacias.

Desde la barrera, lo que yo veo es que donde unos se pasan otros no llegan...
Pues aplíquense el cuento y sepan que sólo el cartero llama dos veces, eso en el filme, y como decía mi abuelo, muy sabiamente ... La ocasión la pintan calva ... o con tres pelos.

pallaferro dijo...

Hola gente! que recuerdos los del cochinillo!!

Hace que queria pasar a saludar pero ando muy pillado de tiempo, a ver si termino ya con los exámenes y dispongo de mayor espacio temporal.

Trujillo, que estamos esperando esas fotos prometidas...


Pues eso, un abrazo comunitario

Eduard

Manuel Trujillo Berges dijo...

Tarde, pero las imágenes llegan...

Por cierto, para la que duerme con Pedro, por la boca muere el pez: nadie había dicho hasta ahora que quien acariciaba con las uñas con cariño sugerente la puerta de la habitción de mi tocayo fuese una fémina del grupo. A lo mejor es que hubo más de una llamada esa noche en las mismas Puertas...

Y para Syr, estoy perdiendo facultades, ya que no había pillado esta vez la broma de mi tocayo...

Y para todos, aunque ando sin mucho tiempo, ya estoy preparando el siguiente... Un abrazo para todos y todas,